5 consejos de design que mejorarán inmediatamente tu contenido

Blog   /   Redes Sociales

El design es una parte esencial de todo el contenido que produces, desde tus publicaciones de blog a tus tuits. Es también una de las partes más exigentes, especialmente para aquellos de nosotros que no somos diseñadores, y no podemos permitirnos el lujo de contratar a uno. Hacemos todo lo posible para crear cosas que sean visualmente atractivas pero también eficaces en su propósito. Pero a veces simplemente perdemos el tren.

En Hootsuite, los redactores de contenido trabajan con un equipo talentoso de búhos diseñadores, que no tienen miedo a decirnos lo que realmente piensan. A menudo intentamos diseñar proyectos de contenido antes de que los profesionales se involucren, y sus comentarios sobre algunas de nuestras decisiones cuestionables suelen convertirse en lecciones valiosas (aunque dolorosas para el ego). Esto es lo que nos han enseñado, sin esconder nada:

Tu gusto en tipografía es un desastre

Bad-Fonts-Comic-Sans-and-Futura-620x232

Trabajas duro en tu contenido, así que no quieres que se eche a perder. Elegir una fuente que sea difícil de leer es probablemente la forma más fácil de hacer precisamente eso.

Asegúrate de elegir fuentes que funcionen cómo sea que alguien esté leyendo tu contenido, ya sea con una pantalla gigante o un teléfono minúsculo. La mejor forma de hacer esto es optimizando tus propiedades web para dispositivos móviles. Si esto no es una opción, al menos garantiza que las fuentes que usas sean claras y legibles en teléfonos y tablets.

“Elegir un tipo de letra que corresponda con el mensaje que estás intentando transmitir es tan importante como el mensaje en sí.” – Daina Lightfoot, designer

Además, deberías comprobar que tus fuentes sean fuentes seguras para la web, para que no tengas problemas con fuentes que no aparecen en algunos navegadores.

Ya he visto todas las fotos de stock que has usado

Todos usamos imágenes de stock. Es casi inevitable. Por capricho un día decides escribir algo acerca de como los bloques del lego son una metáfora empresarial y simplemente no tienes lego en casa (probablemente deberías tener, pero en fin). Está bien. Sin embargo, para tu contenido habitual realmente deberías esforzarte por no usar fotografía de stock.

Si no puedes permitirte una sesión de fotos profesional, hay innumerables tutoriales en línea que te guiarán a través del proceso de fotografiar y de editar fotos. Crea varias fotos a la vez, edítalas y luego úsalas para tu contenido durante un mes o incluso varios meses. El impacto positivo que esto tendrá en tu contenido de redes sociales y contenido web no se puede subestimar. Fotos buenas y relevantes cambian todo.

“Buena fotografía de una marca habla bien de ella sin tener presente el logotipo. Por ejemplo, Apple, The Gap y Calvin Klein hacen un gran trabajo con esto. Una buena regla de oro: “¿Es tan distintivo que se podría crear una parodia identificable?”” – Briony Crane, directora de arte

¿Pondrías un filtro de Instagram en tu vida real?

Instagram-Filters-620x620

Bueno para puestas de sol, no para tu producto. Imagen de Rosa Say vía flcikr

En una nota similar, los filtros de Instagram son geniales para muchas cosas. Son buenos para hacer que fotos malas parezcan tolerables. Son buenos para añadir un poco de luz a una foto más oscura. Y son geniales para la edición de fotos que de verdad vas a publicar en Instagram.

Pero estos filtros no son buenos para editar cada una de tus fotos de marketing y redes sociales.

Demasiadas empresas confían en estos filtros como medio de “editar” sus fotos. En realidad, muchos de estos filtros oscurecen fotos o distorsionan ciertos colores o tonos. En el contenido de marketing la claridad es clave, y con frecuencia los filtros de Instagram proporcionan todo lo contrario.

Esto no quiere decir que no debas utilizar filtros de Instagram. Pero no deberías utilizarlos como muleta. Usar fotos sin filtrarlas es probablemente una mejor práctica, mientras que los filtros pueden utilizarse de forma esporádica para dar efecto.

Tu contenido tiene más llamadas a la acción que contenido

Las llamadas a la acción son una parte esencial del marketing de contenido. Inviertes tiempo en el contenido esperando que te ayude a alcanzar tus objetivos empresariales, y tus llamadas a la acción son lo que enlaza esos dos elementos. Pero nunca puedes olvidar que el contenido sigue siendo lo que ha llevado a una persona a tu blog o página. Si prometes contenido pero entregas una copia plagada de llamadas a la acción, vas a perder rápidamente a tus visitantes.

En general, tu contenido debería tener un número mínimo de llamadas a la acción.

Idealmente, sólo debería tener uno. Si tienes menos llamadas a la acción en una página, es más probable que tus visitantes hagan clic en tu único botón. Si hay cinco botones que conducen a cinco ofertas diferentes o recursos de contenido, vas a dispersar y confundir a la gente.

“Una llamada a la acción es como lanzar una pelota a alguien. Si lanzas tres pelotas al mismo tiempo, es probable que no atrape ninguna. Lanza una sóla pelota perfectamente.” – Shawn Parkinson, designer

Además, una página llena de botones no es estéticamente atractiva. Intenta mantener consistentes tus llamadas a la acción (un sólo color, tamaño y estilo) para que la gente las encuentre con mayor facilidad.

Tu sitio web me ha cegado

Clutter-620x465

¿Eh? Imagen de Jonas Ahrentorp vía flickr

Los visitantes son una gran materia prima hoy en día. Cuando tu contenido termina en la pantalla de alguien, a través de las redes sociales, tu sitio web o cualquier otro medio, quieres sacar el máximo provecho de esa oportunidad. Por desgracia, la gente reacciona a esta metiendo la mayor cantidad de información posible en su design.

Claro, tu negocio ofrece siete servicios diferentes y quieres que la gente que visita tu sitio web lo sepa. Pero listar esos servicios, cada uno con su propia descripción, precio, imagen, vídeo y enlace en la misma página casi garantiza que nadie vaya a hacer clic en ninguno de ellos. Más contenido no implica más eficacia. De hecho, suele ser lo contrario.

Menos es más. Esfuérzate por poner solo lo esencial en las páginas que diseñas.

“Si estoy haciendo la página web de un cliente, por ejemplo, por lo general le pediré que priorice las 2-3 cosas principales que quieren que haga o diga el sitio, y se centren en eso, en lugar de intentar decir todo de una vez.”- Mark Stokoe, designer 

En lugar de poner tus siete servicios en tu página de inicio, intenta incluir una imagen atractiva con una llamada a la acción, algo así como “Más información sobre los servicios integrales que ofrecemos.” Esto probablemente se traducirá en una página web mejor diseñada, y que es más eficaz en la conducción de clientes por tu embudo de ventas.

Y recuerda siempre: los espacios en blanco son tus mejores amigos.